Consecuencias

 

Algunas de las consecuencias ocasionadas por la diabetes son:

Insuficiencia Renal

La nefropatía es un proceso que daña los riñones debido a un alto contenido de glucosa en la sangre. A medida que esta condición avanza, la persona que padece diabetes desarrolla presión alta (hipertensión), reflejada mediante la hinchazón de los tobillos, de los párpados y de las piernas. Si no se trata, la nefropatía puede ocasionar insuficiencia renal, lo cual podría necesitar de diálisis o incluso transplante de riñón.

 

Muchos años pueden pasar entre el comienzo de la diabetes y la aparición de los problemas del riñón. Durante los años que se mantiene elevada el azúcar existe un mayor trabajo de los riñones provocando un aumento del flujo de sangre y que determina que los riñones se agranden.

 

Cerca del 10% de pacientes diabéticos tipo I y entre el 20% y el 30% del tipo II pueden llegar con el devenir de los años a insuficiencia renal crónica (pérdida total de la función de los riñones).

 

Si la función del riñón disminuye hasta un 12%, ya los riñones no son capaces de mantener un organismo limpio, las toxinas están sumamente elevadas (urea, creatinina, potasio, fósforo) y se requiere sustituir esa función deteriorada mediante los tratamientos de hemodiálisis o diálisis peritoneal. La solución definitiva a la insuficiencia renal crónica es un transplante renal o el doble transplante riñón-páncreas

 

Derrame Cerebral

Provocados mayormente por picos de presión arterial que es ocasionada por altos niveles de colesterol, consumo de cigarrillos, obesidad, falta de ejercicio

 

Cataratas o Retinopatía
Este es un proceso en el que los altos niveles de glucosa en la sangre dañan la retina de los ojos. Eventualmente, el daño a la retina puede ocasionar sangrado dentro del ojo y ceguera. Usualmente, no existen síntomas de advertencia de la retinopatía, aunque un meticuloso examen de la vista puede detectar la condición.

 

Problemas de Corazón

Los altos niveles de colesterol provocan que los vasos sanguíneos se tapen o se obstruyan impidiendo que llegue suficiente sangre al cuerpo. En estos casos, el corazón actúa con mas rapidez y produce un dolor en el pecho y, de no recibir tratamiento adecuado, las arterias tapadas pueden terminar en un infarto cardiaco. Los síntomas de problemas del corazón y de los vasos sanguíneos pueden ser dificultad para respirar, mareo, dolor en el pecho, brazos, hombros o espalda, pérdida repentina de la vista, dificultad al caminar, o debilidad o falta de sensación en un brazo o pierna. También se puede sentir cansado y tener los tobillos o pies hinchados.

 

Aterosclerosis Avanzada

La diabetes acelera la aterosclerosis, el proceso que ocasiona el estrechamiento de las arterias por desarrollo de placas adiposas, lo que puede provocar un ataque al corazón, derrame cerebral y/o la necesidad de amputaciones.

 

Amputaciones

Entre 60 y 70 por ciento de las personas con diabetes tienen formas moderadas o severas de daño neurológico, el cual en los casos severos puede llevar a amputaciones de las extremidades inferiores.  Cualquier llaga o herida al pie, si no se trata, puede rápidamente convertirse en una infección seria y resultar en una amputación. Controlar la diabetes, practicar el cuidado de los pies de diario, y consultar a su podólogo pueden prevenir las amputaciones